Conocer Riofrío

Vista de Riofrío un 1 de Enero a primera hora de la mañana

Riofrío de Aliste, pequeña localidad del oeste zamorano, está situada en el valle que forma el río Frío, a 65 kms. de Zamora y muy cerca de la frontera con Portugal. Cuenta  con diferentes atractivos, especialmente, medioambientales. Al compartir la cautivadora Sierra de la Culebra, su territorio forma parte del Espacio Natural Protegido de Castilla y León y de la Red Natura 2000. Integrado en el conjunto de pueblos que constituyen la Reserva de la Biosfera Transfronteriza “Meseta Ibérica”, concedida por la UNESCO, ofrece una rica fauna y flora.  Lobos, corzos, ciervos y una importante ornitofauna como el aguilucho, águila real o abejaruco, entre otros, son poblaciones de la notable diversidad del ecosistema de la zona.

Surcado por multitud de arroyos, manantiales y surgencias, Riofrío brinda al visitante enormes alfombras de jaras blancas o urces (brezos) floridas en primavera y manchas verdes de encinas, robles, madroños, alisos, fresnos y sauces acompañados de grandes extensiones de monte bajo.

Riofrío no dispone de edificios históricos, castillos, palacios o iglesias de época pero sí muestra una verdadera riqueza antropológica, sus gentes. No perderse una conversación con ellas.

Los amantes del senderismo tienen aquí un campo abonado para disfrutar de paisajes en estado puro, desde finales de la primavera hasta el otoño. La arquitectura popular se centra en hermosas paredes de piedra construidas con barro; viejos molinos –cuatro de ellos rehabilitados-; portalones que cierran el paso exterior a los corrales y su rica decoración en hierro de las aldabas son detalles sencillos pero no por eso hay que desaprovechar la ocasión de conocer.

Igualmente, merecen también una visita las construcciones levantadas en el campo con muros de mampostería con piedra del lugar y una cubierta a base de un entramado de madera y una tapizada capa de brezo. Son los corrales destinados a guardar las ovejas de noche en lugar seguro para esquivar el ataque de los lobos y otras alimañas.

Riofrío tiene, finalmente, el museo Casa de Los Carochos que es de obligada visita si queremos entender la identidad y las raíces de sus moradores.